escalar-nudo-pescador-doble.png

Presentamos una breve, pero esperemos práctica, descripción de algunos de los nudos más útiles y frecuentes en el mundo de la escalada, sin cuyo conocimiento, mejor que nos dediquemos a otra cosa. No son los únicos, sin duda, aunque sí se cuentan entre los más importantes: el nudo de ocho, el de ocho doble, pescador doble, pescador triple, y nudo dinámico.

Nudo de Ocho: Es el nudo más habitual y común, y se puede realizar de dos maneras: una partiendo de la punta de la cuerda, y otra desde la mitad de la cuerda. Se forma un lazo con la cuerda. Se vuelve el extremo del lazo, primero por encima y luego bajo los cabos fijos. Se introduce el extremo del lazo por dentro del bucle, y finalmente se tensa bien el nudo, y se asegura.

Nudo de Ocho Doble: El único nudo de escalada recomendado universalmente por todos los expertos del mundo, muy sólido y seguro, nada deslizante, y extraordinariamente fácil tanto de realizar como de memorizar. Sin duda uno de los nudos más útiles y versátiles para gran cantidad de situaciones de escalada. Se ejecuta de la siguiente manera: En primer lugar, se hace un nudo de ocho simple en la cuerda a un metro, más o menos, del final; se pasa, a continuación, el extremo libre de la cuerda por el punto de unión, y, luego, se debe seguir ese extremo libre volviendo por el nudo original. El nudo debe quedar bien ajustado, y se debe también dejar un sobrante de cuerda con el que poder ejecutar, por último, un nudo de seguridad y retención.

Nudo Pescador Doble: Se trata básicamente de un nudo para unir cuerdas, fácil, rápido y resistente, el nudo estándar para confeccionar los anillos de los cordinos autobloqueantes. Para hacerlo, se debe girar el extremo de la cuerda dos veces alrededor de la otra, a continuaciçon se pasa el extremo por el centro de la espiral. Se repite la operación pero ahora con la segunda cuerda, enrollándola alrededor de la primera en dirección opuesta. Por último, se tira de los cuatro cabos para tensar un nudo contra otro y darle firmeza.

Nudo Pescador Triple: Una variante  del anterior, pero mucho más segura y firme, utilizado normalmente para unir cuerdas muy rígidas y resistentes (por ejemplo, tipo Kevlar o Spectra) pero que pueden presentar eventuales problemas de estabilidad con los nudos. Se realiza de forma prácticamente igual al Pescador Doble antes visto, pero aquí se debe girar la cuerda tres veces en lugar de dos, alrededor de la otra.

Nudo dinámico: Un fabuloso recurso a la hora de asegurarnos o practicar rappel sin nuestro descendedor (dado que la posibilidad de perderlo es siempre posible, el aprendizaje de nudos dinámicos es un requisito impresindible que todo montañero debería saber). Se recomienda un mosquetón de pera con seguro, puesto que este tipo de nudo necesita espacio para poder invertirse dentro del mosquetón. El único inconveniente del nudo dinámico es que puede rizar mucho las cuerdas. Para realizarlo, se deben hacer un par de bucles en la cuerda, plegando el segundo hacia el primero. Se introduce en un mosquetón con seguro, cogiendo ambos bucles, y asegurándose de que el cabo de carga esté situado junto al eje del mosquetón. No viene nunca mal comprobar in situ que esté todo correcto, y que funciona bien en ambos sentidos.

Más abajo, añadimos algunos videos de buena calidad en donde se nos enseña, mediante imágenes, cómo realizar algunos de estos nudos fundamentales de escalada y otros nuevos -como el nueve, tan útil y seguro como el de ocho simple, y el formidable nudo Prusik, utilizado a menudo en rescates-, y que siempre nos vendrá bien conocer, dada su innegable utilidad.