bungee.jpg

Aventarse del bungee no es cosa fácil, ni siquiera aunque hayamos realizado ya varios saltos antes, durante nuestra vida, y tengamos algo de experiencia. Y es que ¿por qué negarlo?, la naturaleza de este deporte de riesgo o extremo es ciertamente especial, distintiva. Dado que consiste en ¡arrojarnos literalmente al vacío desde lo alto de un sitio (una base fija, una grúa, un andamio, un puente), a decenas o cientos de metros de altura! La filosofía de todo esto, ya se sabe, es "cuanto más alto mejor". Y, para colmo, vamos solamente protegidos o "atados a la vida" mediante una aparentemente enclenque goma elástica.

Pero ni la goma elástica es tan frágil o enclenque como parece a priori (¡todo lo contrario!, es fruto de años de investigación y alta tecnología, capaz de aguantar más de una tonelada) ni el inicial miedo a las alturas debería reprimirnos a la hora de aventarnos en bungee jumping, una experiencia que siempre, desde la primera a la última vez, es excitante y emocionante al 100%. 

No en vano, muchos bungee jumpers y puentistas afirman, después de cada salto, que es "como volver a nacer". Y los ahí también que aseguran haber visto esa famosa escena de "toda la vida me pasó por delante de los ojos en un segundo". Un auténtico shock, adrenalina pura, en cualquier caso.

Equipados con un arnés de seguridad fijado a la goma elástica -esa cuerda angélica, que nos dará el "tirón" salvavidas, a pocos metros del suelo o el río-, unida a su vez a la base desde donde realizaremos el salto, y tras haber recibido una pequeña charla teórica por parte de un profesional, más dirigida a enseñarnos qué es lo que no se debe hacer durante el salto que a otra cosa (porque en esto no hay secretos ni rarezas difíciles de entender, más allá de tirarse con decisión al vacío y dejarse llevar; la cuerda elástica hará el resto), estaremos preparados. ¡Animo!

A continuación, indicaremos algunos de los mejores lugares de América y Europa para aventarse del bungee.

AMÉRICA

México:

Acapulco (estado de Guerrero). Aquí, el lugar perfecto para aventarse del bungee se encuentra en la Costera Miguel Alemán,en la Playa de la Condesa, con una caída de unos 50 metros.

Cancún (estado de Quintana Roo). Cuenta con el bungee más alto de todo México, el celebérrimo Bungee Regio, o Regio a secas, con una altura de 70 metros, aunque la caída llega hasta los 50 metros antes de que la cuerda cumpla su función.

Canadá:

El lugar más famoso de todo Canadá, y posiblemente de todo el mundo, para practicar bungee jumping se encuentra a 20 minutos en coche de Ottawa, y se llama Great Canadian Bungee (Goliath), en el centro de aventuras The Rock (dirección: Morrison's Quarry, entre Farm Point and Wakefield, Québec). Sin duda, el salto más impresionante y espectacular de toda América, con más de 72 metros de caída vertical.

Colombia:

Algunos de los mejores lugares en Colombia donde hacer salto bungee se localizan en San Gil de Santander, y por otro lado en la Represa del Guavio, en el municipio de Ubalá en Cundinamarca (a 180 km. al NE de Bogotá D.C.).

EUROPA

Austria:

Innsbruck (Tirol del Sur Austríaco). - En Innsbruck, en el Valle del Inn, se localiza el puente más alto de toda Europa, con sus increíbles 192 metros de caída vertical. En este sitio se practican por igual puenting y bungee jumping, y supone uno de los mayores desafíos mundiales para los practicantes de este deporte. 

España:

Espot, en la comarca del Pallars Sobirà (Girona, Cataluña). - En la entrada del precioso Parque Nacional de Aigües Tortes y sobre el hermosos valle del río Espot.

Puente sobre el Río Cofio (Madrid)

Azkoitia (Guipúzcoa, País Vasco).

El Grado (Huesca, Aragón). - Aguas abajo del Embalse oscense de Mediano, en el municipio de El Grado.