buceo-profundo.jpg

Para los amantes del mar, el buceo profundo les puede ofrecer una de las experiencias más enriquecedoras que se pueda imaginar, al tener la posibilidad de conocer el fondo marino.

Se llama buceo profundo a aquel que se practica entre los 25 y los 40 metros de profundidad. Por su profundidad, siempre hay que estar atento a la reacción del cuerpo, y el como respirar, con la combinación que llevaremos en la mochila.

Como decimos, el máximo al que se llega en el buceo recreativo es a 40 metros, siendo el buceo técnico el que se arriesga hasta profundidades inferiores, llegando a los 60 metros.

Las condiciones de seguridad básicas suelen ser claras y fáciles de llevar. Para empezar, algo que parece obvio, es la necesidad de practicar este deporte con un compañero, siendo dos es mucho más sencillo y se evitan peligros.

Conocer la fauna del lugar es algo completamente necesario, pues como los amantes del submarinismo saben, hay zonas que son preciosas, como por ejemplo en Australia, pero igualmente, pueden ser lugares completamente dominados por tiburones.

Por último es necesario conocer bien el equipo, teniendo en cuenta por ejemplo la narcosis por nitrógeno, que es la intoxicación de oxígeno al sistema nervioso, las profundidades que vamos a llegar, para hacer los paros de seguridad necesarios, y la adaptación al medio.